Por Dr. Jorge Gallardo, presidente Fundación Chilena para el Desarrollo de la Oncología y Miembro Agrupación de Médicos de Clínica INDISA (AMCI)

La expectativa de vida de los chilenos sigue aumentando, incluso supera desde hace años a la expectativa de vida de los “estado unidenses”, 80,58 versus 79,05 años, sin embargo, en Estados Unidos las tasas de mortalidad por cáncer han ido disminuyendo en tanto que la posibilidad de morir por cáncer en Chile sigue aumentando, así el cáncer se ha convertido, a nivel nacional en la primera causa de muerte. El último anuario de estadísticas vitales, del año 2019, publicado recientemente por INE indica que hubo 28.492 muertes por cáncer en ese año, algo levemente superior al total de muertes por causas cardiovasculares, pasando a convertirse en la primera causa de muerte por cáncer en los chilenos.

Aunque la cifra total va en aumento, debemos mencionar que existen muy diversas realidades. Para mí la más positiva es el hecho que el cáncer de vesícula que en las décadas de los 80-90 era la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres, ha ido disminuyendo en ellas y ahora es la quinta causa de muerte por cáncer. ¿Cómo fue posible, qué sucedió? todo un logro para el ingenio de la medicina chilena. Se estableció que el principal factor de riesgo era la presencia de cálculos en la vesícula, enfermedad muy común en Chile, principalmente en mujeres. Desde fines de los 90 se puso énfasis en la extirpación profiláctica de la vesícula, en personas con cálculo de la vesícula y esto ha evitado extraordinariamente la enfermedad, un ejemplo de prevención único en el mundo.

En cáncer gástrico también se están registrando algo menos incidencia y mortalidad, pero los avances son aún pequeños.En tanto, en otros tipos de cánceres, la incidencia y la mortalidad son francamente catastróficas, por ejemplo, cáncer de colon, cáncer de recto y cáncer de páncreas, con cifras de incidencia y mortalidad en aumento.

Los Años de Vida Potencial Perdidos (AVPP), son un indicador de muerte prematura producto de unaenfermedad, en este caso, cáncer; y refleja la pérdida en la sociedad a causa de la muerte de personas jóvenes. En un informe reciente del Minsal se establece que en la última década se perdieron casi tres millones de años de vida en Chile a causa de las muertes prematuras por cáncer.

El promedio anual de AVPP corresponde a 286.655 años y las mayores tasas de AVPP por tumores malignos para el periodo 2009-2018, considerando ambos sexos, ocurrieron en las regiones de Los Ríos, Valparaíso, Biobío y La Araucanía. La mayor tasa de mortalidad por tumores malignos para el mismo periodo se obtuvo en la región de Antofagasta.

Los cinco cánceres que generaron las mayores tasas de AVPP en Chile para la década 2009-2018 fueron cáncer de estómago, cáncer de tráquea-bronquio-pulmón, cáncer de mama, cáncer cérvico-uterino y cáncer de próstata.

En el caso del sexo masculino, se mantienen en primer y segundo lugar cáncer de estómago y de tráquea-bronquio-pulmón respectivamente. Para el sexo femenino, en primer lugar se ubicó cáncer de mama; se mantuvo cáncer de tráquea-bronquio-pulmón en segundo lugar y, en tercero, cuarto y quinto lugar se ubicaron cáncer de vesícula, cervicouterino y de estómago respectivamente.

Más de un tercio de los casos de cáncer se puede prevenir y otro tercio se puede curar si se detecta en forma temprana y se trata adecuadamente.Al implementar estrategias con recursos apropiados para la prevención, la detección temprana y el tratamiento, podemos salvar millones de vidas por año.Hoy en día, sabemos mucho más sobre el cáncer que antes.

Gracias a investigaciones e innovaciones, hemos sido testigos de hallazgos extraordinarios en las áreas de medicina, diagnóstico y conocimientos científicos.Cuanto más sabemos, más progreso podemos lograr en la reducción de los factores de riesgo, el aumento de la prevención y la mejora del diagnóstico, la prevención, el tratamiento y el cuidado del cáncer.

Tenemos también avances de otra naturaleza: al aumentar la educación de la población y el entendimiento del cáncer, reducimos el miedo, aumentamos la comprensión, destruimos mitos y conceptos erróneos y cambiamos comportamientos y actitudes. Una mejor educación y cultura nos permite abordar de mejor manera los diferentes temas de cáncer con los pacientes y su familia.

Durante el 2021, la cantidad de avances en oncología fue significativo y si bien es difícil elegir los principales triunfos, destacan el desarrollo de fármacos y terapias contra la leucemia y el linfoma, inmunoterapia para cáncer de vejiga, inhibidor en cáncer de pulmón, técnicas de detección del cáncer de próstata avanzado, y nuevos tratamientos en cáncer de esófago y gástrico. El cáncer sigue siendo una realidad alarmante en Chile, y la pandemia no ha detenido el esfuerzo de quienes luchamos a diario contra este flagelo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.