Por Paula Torrico, directora de carrera de terapia Ocupacional UC

El 5 de abril se conmemoró el Día Nacional del Terapeuta Ocupacional, una profesión que nace en nuestro país el año 1963 y que constituye su primera asociación gremial en 1967.

Hoy existen en Chile más de 8.000 terapeutas ocupacionales y la carrera se imparte en 28 universidades. No obstante, este año es singular, ya que este especialista se ha integrado con asertividad a equipos clínicos interdisciplinarios para la rehabilitación de pacientes post covid, quien sumado a kinesiólogos y fonoaudiólogos, tendrán la difícil tarea de reintegrar a los pacientes a su vida cotidiana. Se estima que un 30 a 80% de los pacientes conectados a ventilación mecánica experimentan algún tipo de secuela.

La terapia ocupacional tiene su propio código Fonasa desde 2020 y es una intervención necesaria y complementaria para la rehabiltación y pronta recuperación de funciones tan cotidianas como peinarse, alimentarse o vestirse, de modo de recuperar funcionalidad en el espacio más doméstico. La teleterapia se consolidió  como un  modo intervención a distancia permitiendo la continuidad o inicio  del tratamiento, instalándose en casa como una herramienta funcional, que permite una buena vinculaciónpaciente-terapeuta-familia.

Pero no todo es salud. El año de pandemia y esta siguiente ola de contagio, también supone nuevos desafíos en las áreas de educación, de integración efectiva a niños y niñas con necesidades educativas especiales; inclusión laboral de personas en situación de discapacidad; rehabilitación de pacientes adultos mayores con enfermedades cognitivas o mentales, así como de personas con adicciones.

Lo cierto es que la terapia ocupacional cuenta con diversas dimensiones de intervención en el Chile actual, en un año en que se redefinen los cimientos institucionales y se debaten los derechos constitucionales de salud, educación, accesibilidad, integración e inclusión.

Solo como referencia, la red de Salud UC Christus desde marzo de 2020 a marzo de 2021 aumentó la dotacion de terapeutas ocupaconales en un 180%. Las capacidades de este perfil profesional son muy amplias y necesarias para desarrollar estrategias de prevención, promoción y rehabilitación ocupacional, con el fin de sensibilizar y educar a la sociedad sobre el derecho a la participación, bienestar y estilos de vida saludables, facilitando la inclusión, inserción y reinserción ocupacional de las personas a lo largo del ciclo vital. Asimismo, interviene en el diseño, ejecución y evaluación de proyectos y programas sociales desde una perspectiva ocupacional e inclusivaen pro de la funcionalidad de la persona, grupos y/o comunidades en condición de vulnerabilidad, exclusión social y/o discapacidad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *